Ver "Emanuel Rodriguez - Soy Homofóbico - Humor Políti…" en YouTube

Emanuel Rodriguez - Soy Homofóbico - Humor Políti…:

Se está poniendo de moda linchar a ladroncitos para darles una lección acerca de las consecuencias que tiene salir a robar sin armas, sin custodia policial y sin un holding mediático detrás que te proteja. 

La seguidilla de linchamientos se está dando justo después de que Sergio Massa impusiera en la agenda mediática la idea de que el Estado querría liberar a los delincuentes y ausentarse de la lucha contra la inseguridad con la reforma del código penal.  Para Massa el Estado está Ausente porque lo que él entiende que es el Estado está realmente muy lejos. A unos 8000 kilómetros. Y encima para llegar te piden visa y la seguridad en los aeropuertos es muy rompe pelotas. 

Massa es tan pro yanqui que cree que todo esto se resuelve invadiendo Irak. 

Igualmente, Massa dice que no es su responsabilidad que la gente salga a matar chorros. Esto es como el cuento de Juanito y el Lobo. Que Juanito iba al pueblo y mentía “¡hay un lobo! ¡Hay un lobo!”. La gente al principio le creía y salía con palos y antorchas a perseguir al lobo. Juanito seguía mintiendo. Y la gente seguía saliendo con palos y antorchas. Hasta un día Juanito volvió a mentir, así que la gente, cansada, salió a pegarle a los perros, que era lo más parecido a un lobo que había en las calles. 

Es muy angustiante ver los videos de los linchamientos: los testigos los graban con sus celulares mediante una aplicación especial que viene para filmar linchamientos: se llama TN y La Gente. 

TN está pasando tantas veces esos videos que ya hay linchamientos auspiciados por Cotto. En el medio de la golpiza ¡paf! Ofertononón del kilo de osobuco. 

Los linchadores aparecen llenos de furia, totalmente sacados, mientras los coros de vecinos piden a gritos la muerte del negro. Lo cual demuestra que hay por lo menos tres mentiras en el slogan oficial Argentina, un país con buena gente. 

Los linchadores están convencidos de que los linchados van a aprender algo de esa golpiza. “Así van a aprender”, repiten. Como concepto de educación pública, me parece una mierda. 

Si los linchadores fueran docentes, en la paritaria de marzo hubieran reclamado un aumento del 30% por oreja de alumno enviada en caja a los padres. 

Lo curioso de los linchadores es que si ven un pibe robando tres cajas de vino o una cartera, lo quieren matar, pero si ven a Mauricio Macri robando media ciudad de Buenos Aires, lo quieren votar para que sea presidente. 

La gente está muy nerviosa. Y uno de los motivos es la inflación. Antes con un palo te comprabas una casa en un country. Ahora con un palo te alcanza para pegarle a un negro y nada más. 

Otro dato de época es la gente que celebra los linchamientos en las redes sociales y de paso putea a Zaffaroni. Imagino que lo putean porque una carrera de 40 años en el Derecho no te dan tantas credenciales para opinar sobre materia de seguridad como un módem de 10 megas y 2 lucas de seguidores en Twitter. 

Es sintomático: Massa critica a Zaffaroni, y estos cavernícolas que celebran los linchamientos, critican a Zaffaroni. Para asegurarse el voto de esta gente Massa debería presentarse a presidente con un vice como Pablo Mármol. 

 Hay un cavernícola con título, Carlos Maslatón, que se está paseando por los programas de televisión diciendo que es justo y necesario que la gente linche a los delincuentes. El tipo pasó en un mismo día, hoy, por el programa de Chiche Gelblung, el de Mauro Viale y por Duro de Domar. Si prendías la tele a la tarde sin saber qué carajo estaba pasando, podías llegar a pensar que había una cadena nacional para recordar los horrores del nazismo, con una recreación de Heinrich Himmler muy bien actuada. 

Maslatón recomienda públicamente “matar a los delincuentes atrapados in fraganti”, acusa a la Facultad de Derecho de promover la delincuencia por simpatizar con la izquierda, dice que está dando la batalla por la derecha nacionalista y cada vez que escribe Derechos Humanos, lo escribe con minúsculas y entre comillas. El tipo no le llegó a dar tiempo a Capusotto para que le haga una parodia que ya se está parodiando él mismo. 

Por supuesto, hay mucha gente que piensa que Maslatón es un payaso. Pero imaginemos que efectivamente lo sea. Maslatón, payaso: se suspende la función del circo porque el tipo confundió a los del globo de la muerte con motochorros y los ajustició por mano propia. 

Lo que dice Maslatón es que la gente está cansada. Ahora el cansancio es justificativo. Consejo: no vayan a la línea de llegada de ningún triatlón organizado por Maslatón. Podrían acribillarte en legítima defensa sólo porque están muy cansados. 

La presidenta dijo en Cadena Nacional que cuando una persona cree que su vida vale dos pesos, cree que la vida del otro vale dos pesos. 

En esto los seguidores de Maslatón están un poco a favor y un poco en contra: A favor porque opinan que no hay que hacer que un pibe crea que su vida vale dos pesos. Y en contra porque opinan que esa vida no vale un carajo. 

Lo que se ve en los videos son turbas irracionales exigiendo venganza y mostrando supuesto coraje frente a un pibe indefenso.  No se los ve poniéndoles el pecho a los poderosos. Es el ejemplo que dejaron Carrió y Pino Solanas haciéndose los malos en lo de Majul y faltando a las sesiones del Congreso. 

Desde el Estado dicen que esto se soluciona con más inclusión. Los linchadores quedaron perplejos: “es lo que estamos diciendo nosotros, que hay que matar INCLUSO a los que parecen chorros. 

En Córdoba la policía de la provincia dijo que estábamos en emergencia porque se constatan varios casos de linchamientos y abusos de gente común contra pibes apenas sospechados de cometer alguna clase de hurto.  O sea que la Policía de Córdoba dice que estamos en emergencia por la gente común está empezando a actuar como la Policía de Córdoba. Raro. 

Por último, el candidato a presidente por el partido del prejuicio social (PRESO) José Manuel De la Sota, dispuso 500 policías más en las calles de Córdoba y dijo que habrá controles permanentes. O sea, querido negro pobre de Córdoba, si tenés que hacer algún trámite en el centro va a ser mejor que te saques la gorra y te disfraces de alguien a quien la policía de De la Sota jamás molestaría, qué sé yo, un Oscar Aguad, por ejemplo. No, perdón. No te saques la gorra. A la libertad te la podés ganar de vuelta. A la dignidad, es más difícil. 

Hugo Moyano y Luis Barrionuevo convocaron a un paro nacional para el 10 de abril. Hugo y Luis. Falta Paco y están los tres sobrinos del Pato Donald. Ahí viene Paco: ¡Pa’cogernos a todos!

El paro es el 10 de abril porque ese día Sergio Massa NO VA A ESTAR DE GIRA POR LOS EEUU. 

El paro es tan Massista que todavía no saben si es paro y movilización, porque todavía no saben si movilización se escribe con v con b. 

El paro va a ser sin actos en la calle. Esto para que todos los trabajadores moyanistas y barrionuevistas puedan quedarse en sus casa a ver tranquilamente la CNN. 

Imagino que el paro va a ser sin actos en la calle porque la CGT todavía no tiene listas las banderas. No terminaron de lavarlas desde que Moyano se cagó en todas y cada una de ellas. 

El paro fue convocado por la CGT Azopardo y la CGT Azul y Blanca. Imagino que la CGT Azopardo se llama así porque está bueno tener el nombre de un mercenario como Juan Bautista Azopardo, y la Azul y Blanca se llama asi porque se van a l descenso como Talleres. 

Si se sigue pegando a Massa, la CGT Azul y Blanca podría pasar a llamarse CGT Azul, blanca y roja con estrellas. 

Claro, el paro del 10 de abril cuenta con el apoyo de los medios concentrados. Se llaman medios concentrados porque están todo el día concentrados, pensando cómo hincharle los huevos al Gobierno. Ahora apoyan a Moyano porque Moyano está en contra del Gobierno. Hace unos años lo mataban porque Moyano estaba a favor. Moyano es esa clase de sindicalistas que si la guita viene del kirchnerismo, son kirchneristas, si la guita viene de la oposición, son opositores, y si la guita viene del Departamento de Estado de los Estados Unidos, son massistas. 

Mañana le voy a mandar un mensaje: ¡Hugo, ahora la guita viene de Tarjeta Naranja! 

Va a salir al paro disfrazado de Juguito Tang. 

Moyano y Barrionuevo no solo van a l paro por una discusión de sueldos, También quieren poner en agenda el tema de la inseguridad. Y ya que le están haciendo tantos favores a Clarín, van a pedir que suba el rating de las series de Pol-Ka. 

Por cierto, se dio a conocer una conversación entre Néstor Kirchner y Moyano que permanecía oculta. Néstor le dice: “Uno de ustedes nos va a traicionar”. Moyano le responde: “¿seré yo, señor?”. Y Néstor le dice, haciéndole burla: “seré yo señor, seré yo señor ¡hacete el pelotudo nomás!”. 

Barrionuevo antes de convocar a este paro dijo que Néstor fue un avaro y que se cagó muriendo. Hay que comprenderlo: está casado con Graciela Camaño. 

Barrionuevo dice que apoya a Massa, pero Massa dice que él no está con Barrionuevo. Es más, Massa dijo que no estaría con Barrionuevo ni aunque se llamara New Neighborhood. 

Desde el Massismo criticaron los dichos de Barrionuevo apenas lograron entender el mensaje. Les costó, pero lo hicieron. Desde otros sectores político también criticaron a Barrionuevo, quien pidió disculpas y aseguró que iba a dejar de insultar por dos años. 

Allegados a Massa le recomendaron no juntarse mucho con Barrionuevo por “impresentable”. En eso también se parece a su mujer, que nunca se presenta en el Congreso. 

Imagino que caer a una reunión con Barrionuevo como amigo debe ser como caer a una reunión con un aparato de Fax. Es muy difícil explicar que todavía te resulta útil. 

Lo cierto es que se viene el paro y que los organizadores esperan que sea masivo. O bueno, MASSIVO. Con doble ese. Dijeron también que ese día no habrá actos ni nada, así que los trabajadores podrán aprovechar para hacer cosas en el hogar. Instalar un decodificador, instalar un lavarropas, qué sé yo. Barrionuevo y Moyano van a aprovechar para instalar un candidato. 

Ahora bien, si la lucha obrera va a tomar características del massismo, y el massismo viene de oponerse a la Reforma del Código Penal sin siquiera haberla leído, ¿estamos en condiciones de esperar paros en contra de Platero y yo, Mi planta de naranja lima y otro libros que ni Moyano ni Barrionuevo leyeron? 

Otra pregunta que instala el paro es acerca del comportamiento del Frente Amplio Progresista en relación a este paro: ¿van a adherir porque están en contra del Gobierno, van a rechazarlo porque están en contra de Moyano, o ahora que están con Aguad van a ir a robar fondos públicos de Corrientes? Cosas que no se saben. 

Yo no adheriré al paro. Para que no me acusen de fanático K, déjenme decirles que tampoco adherí a ningún feriado y tuve que ir a laburar. Eso me hace pensar, si en un paro se supone que se suspenden todas las actividades habituales… ¿qué harán Moyano y Barrionuevo el 10 de abril para mostrar que está haciendo paro? ¿Va a dejar de chuparle las bolas a Bonelli para que los invite a TN? 

Comenzó el otoño y sobre los árboles las hojas son como funcionarios provinciales ante el avance de las investigaciones por el fraude de la financiera CBI. Están temblando y no saben cuál va a caer primero. 

El caso CBI está destapando varias cloacas. Eso le sirve de coartada a Mestre. Él jamás destaparía una cloaca. 

Pero no quiero hablar de eso. Esta semana quiero hablar de otra cosa. Me hice una vasectomía. Ahora soy mi propio arbolito de navidad. Tengo las bolas de adorno. 

Por cierto: ¿saben cómo le dicen a Sergio Massa? Escuela de Frankfurt. Porque tiene los libros de Adorno. 

Me hice una vasectomía porque es el segundo control de natalidad más efectivo que conozco. El primero, me dio resultado durante 33 años. No ponerla. 

Ya sé que este es un espacio de humor político y que no hay nada de “político” en una vasectomía. Bueno. Ustedes porque no saben que yo para trabajar de esto tengo que leer los diarios todos los días. Tengo los huevo llenos de ver a la oposición anunciando el fin del kirchnerismo. De hecho, cuando entré al quirófano tenía miedo de que al cortar el conducto seminal, saliera Pablo Rossi de ahí adentro denunciando que no somos un país serio como Estados Unidos. 

Ahora ya tengo dos hijos y no quiero más. No entra más gente en el mundo. Además imagino que mis hijos serán como yo: hinchas de Talleres. ¿Para qué agregar dolor a este planeta? 

Recomiendo la vasectomía. Es una operación genial. Cero costosa: me lo cubrió la Obra Social. Yo pensaba que me iba a salir un huevo… 

Es una operación ambulatoria. Eso quiere decir que no te internan. Lo único raro de la operación es que a los 10 minutos te aparece Lanata. El tipo ve cualquier operación y se ofrece a usarla contra el gobierno por 15 mil pesos. 

Ah, ¡el caso CBI! Parece que Giacomino tuvo una caja de ahorro en esa financiera. La sacó justo a tiempo. Si su padre hubiera hecho lo mismo, nos hubiéramos ahorrado la peor intendencia de los últimos años. 

¡Pero no quiero hablar de eso! Soy como Giacomino en sus dos años en el Congreso. ¡No quiero hablar de eso! 

Quiero hablar de mi vasectomía. Anestesia local. Así que podés ver a los médicos laburando. Primero una enfermera te pasa pervinox por las bolas. Que te pasen pervinox por las bolas es como defender a Boudou. Es ligeramente incómodo pero no deja de estar bueno. 

Además, si te llegan a mandar una foto del médico que te operó jugando al Sudoku durante la operación, empezás a rezar: “¡que sea una foto trucada, que sea una foto trucada!”. 

Después el cirujano agarra una jeringa y te pone la anestesia. Empezás a no sentir nada y el pito es como un muñeco bobo en manos de un tipo que quiere recortar y recortar. O sea, es como que en lugar de pito tenés un Sergio Massa manipulado por Magnetto. 

Igualmente en ese momento no te duele nada. Yo además estaba agradecido de estar en manos de un doctor de verdad. Imaginate que te opere Nelson Castro. ¡Señora presidenta, estos huevos están enfermos de poder!

O que te opere el psicólogo de Lanata que a partir de un esguince de tobillo diagnosticó que Cristina sufre de terquedad… onda: huevos hinchados, ¡te querés separar de tu mujer! 

Cuando el médico agarra el bisturí empieza una etapa de tener miedos absurdos: por ejemplo, que no haya un terremoto justo ahora. Te empezás a volver paranoico por cualquier cosa, por cualquier boludez… entrás en un “estado Carrió” que dura unos 20 minutos. Un micrófono y dos lameculos y te hacés tu propio “A dos voces”. 

El médico te empieza a hacer chistes para que te relajes: tengo que cauterizar el conducto seminal, pero si preferís la obra pública de de la Sota, te hago un nudo vial… en dos meses le ponés peaje y un cartel violeta y te lanzás como candidato a presidente”. 

Yo no dejaba de imaginarme la vida con dos nudos viales en las bolas. ¡Eso no es un escroto, es un negoción de Electroingeniería! 

¡Ah! El caso CBI. El titular de esa empresa dijo que va a decir todo lo que sabe. Eso quiere decir que en las próximas semanas aumentará en Córdoba la tasa de suicidios en camionetas en medio del campo a pocos metros de la fiscalía más amiga del Gobierno. 

Lo curioso es que no dejan de aparecer cosas sorprendentes en las cajas de CBI. Si siguen buscando es probable que incluso encuentren el peronismo de De la Sota, la educación de Ramón Mestre y el cinturón gástrico de Carbonetti. 

Pero no quiero hablar de eso. Quiero hablar de mi vasectomía. Ahora mis espermatozoides se quedan dando vuelta por acá nomás. 

Ya sé que yo debería estar hablando del caso Petrone y de cómo el tipo pagó una limosna de un millón de pesos para quedar en libertad. 
Pero si mis espermatozoides fueran como Petrone, podrían decir en este momento que son presos políticos. 

Es más, ahora que lo pienso bien, hacerte una vasectomía es como ser Petrone. No importa si acabás adentro.

Si naciste en Argentina entre 2012 y 2014 y ahora nadie te da un tronco de pelota, ¡ojo! Podrías ser un dólar blue. 

La pregunta es: ¿El dólar clandestino desapareció de la agenda, o se fue de vacaciones con el síndrome de hubris y el Colorado De Narváez? 

Ahora el lugar que antes ocupaba el dólar blue lo ocupa Sergio Massa. Sale dólar blue, entra Sergio Massa. Es como que estamos jugando al tutti frutti y pasamos de la D de “dólar blue” a la S de “Sergio Massa”. Y estamos en la categoría “Cosas que tarde o temprano te vas a tener que meter en el culo”. 

Ahora la onda es “Sergio Massa contra los que quieren cerrar las cárceles, liberar a los presos y darles un subsidio para que salgan a violar caniches toy”. Ok. Te diría que prefiero al dólar blue, pero el dólar blue pone contento a Pablo Rossi. Eso no puede ser bueno para nadie. 

Sergio Massa le dijo a Radio La Red: “Hay que preocuparse por el futuro de la sociedad”. Punto. No dijo nada más al respecto. Hay que preocuparse por el futuro de la sociedad. Me arrepiento de haberme burlado tanto de Carrió. En el fondo creo que era mejor tener una oposición guionada por Clarín que tener una oposición guionada por los Teletubbies. 

Massa es noticia porque se opuso a un borrador de reforma del código penal. Un borrador. Nadie lo había leído, pero él ya se estaba oponiendo. Sergio Massa es la chica fea que se cree linda en la barra del boliche y te dice que no apenas te le acercás. Y vos le querés pedir que te haga lugar para pedir un gin tonic. No querías bailar con ella. Pero ella ya te dijo que no. Y vos pensás: “pero qué pelotuda”. Y ella piensa lo que la embajada de los Estados Unidos le dice que piense. 

Massa no sólo se opuso: lanzó una iniciativa para juntar cinco millones de firmas en contra de la reforma del Código Penal. El sitio lleva una semana juntando firmas y hoy andaba por las 28 mil. A este ritmo puede cumplir su objetivo para que no se reforme el código penal de Marte en el 2200. 

Desde la unidad básica que el Frente Renovador tiene en el botox de Pamela David, Massa salió a decir que el nuevo código penal reduciría las penas de los delitos más graves, que es mentira. También dijo que habría una liberación masiva de delincuentes, que es mentira (excepción que confirma la regla: Carlos Menem). También dijo que el 86% de los delincuentes podría cumplir su pena en su propia casa, que es mentira. Es la primera vez que un solo tipo dice más mentiras que TN en tan poco tiempo. 

Menos mal que a Massa no se le agranda la nariz cuando miente porque ya estaríamos hablando de un desabastecimiento de merca. 

De hecho, el argumento más fuerte de Massa en contra del nuevo Código Penal es que, menos Lunatti, todo el mundo vio que fue afuera del área. ¡No es penal! 

Pregunta: Están Pamela David y Sergio Massa en un edificio en llamas y vos tenés tiempo para salvar a uno de los dos. ¿Te vas al cine, te cortás el pelo o te vas a un bar a tomar una cerveza? 

Al principio, a Massa le pegaron de todos lados, porque el borrador fue redactado por representantes de todas las fuerzas políticas del país, menos el Frente Renovador, porque cuando empezó esta discusión el Frente Renovador no existía como partido, sólo era un sueño de Magnetto. 

Después la misma oposición que participó en el armado del borrador sacó los pies del plato y opinó que no es momento para discutir eso mismo en lo que habían estado trabajando. Es como que dejés entrar a un mormón a tu casa para hablar de Dios y te diga que no, que no es el momento. 

Massa, obviamente, siguió su campaña. Los intelectuales más prestigiosos del país rechazaron su propuesta por ignorante. Y él, obviamente los ignoró. 

El Código Penal actual tiene 100 años. Es obsoleto y reaccionario. Y ahora Canal 13 lo rescata. Cualquier parecido con Mirtha Legrand… 

Como parte de su campaña Massa viajó a Mendoza y se reunió con Cobos. Cobos apoyó la propuesta de Massa. O bueno, su rechazo fue no positivo. Massa y Cobos, son como comer ciruelas cuando querés comer uvas. Un error que se convierte en una cagada. 

Massa dice que hay que dejar en claro que en Argentina el que las hace las paga. En su caso es cierto: a su partido lo hizo Estados Unidos y lo pagó Estados Unidos. 

Massa además dijo que no hace todo esto como parte de una campaña presidencial. Que es como que el mormón que dejaste entrar a tu casa te diga que no anda por ahí de casa en casa por una cuestión religiosa. 

Evidentemente el discurso de Massa busca lograr empatía con los sectores más fachos y reaccionarios de la Argentina. Me siento viejo. En mis tiempos eso se lograba enviándole una carta de apoyo a Fabiana Dal Pra.

En este show se dicen malas palabras como “pinchila” y “gordo lanata”. 

En este show se dicen malas palabras como “pinchila” y “gordo lanata”. 

En un mismo mes el radicalismo cordobés aprobó dos veces el mismo aumento de boleto. Esto es para los que no creían que Ramón Mestre hijo iba a ser dos veces peor que Ramón Mestre padre. 

Un Mestre al cuadrado. 

Lo cual es raro, ya que en Córdoba estábamos acostumbrados a ver a los amigos de De la Sota irse al Cuadrado. A comprar por dos mangos terrenos que valen 10 veces más. Bueno, no es tan raro. Mestre al cuadrado es, claramente, otro socio de De la Sota al cuadrado. 

Ahora tenemos el boleto más caro de la Argentina, aprobado dos veces. Mejor dicho: Mestre ha probado varias veces hasta que lo metió. 

Viajar en colectivo en Córdoba es tan caro que está empezando a ser cool. Incluso hay radicales que estarían dispuestos a tomarse un colectivo alguna vez. Una experiencia extrema. Para ellos es como tirarse en parapente, pero menos seguro. 

Viajar en colectivo en Córdoba es tan caro que si le cargás 10 viajes a la tarjeta Red Bus te cae una inspección de la Afip y te descuentan ganancias. 

Viajar en colectivo en Córdoba es tan caro que para ir de José Ignacio Díaz al Marqués de Sobremonte te conviene mandarte por encomienda. 

¿Por qué se aprobó dos veces? Porque la primera vez que se aprobó el aumento, la oposición fue a la justicia para impugnar la sesión. Esa historia fue muy graciosa porque miren, vean: los cordobesistas, los ruitortistas y los juecistas le pidieron a la justicia que investigue a los mestristas… Y los mestristas, ¿a quiénes culparon por el aumento? ¡A los kirchneristas! ¡Hermoso! 

Mientras tanto, hicieron una ordenanza, una nueva sesión, con una nueva propuesta que tiene una nueva fómula polinómica y… oh, casualidad, el mismo precio que la primera, que todavía estaba bajo inspección de la justicia. Orden y firmeza. O mejor dicho: bajó la orden, firmen esa. 

¡Cómo será de absurdo el aumento del boleto en Córdoba que Unión Por Córdoba no votó a favor! O sea, el Messi de los aumentos, no votó a favor este aumento. El Tiger Woods de los aumentos no votó este aumento. ¡El Schumacher de los aumentos no votó este aumento! 

Unión Por Córdoba y Michael Schumacher se parecen en que ninguno de los dos todavía pudo recuperarse de la última caída. 

Ahora el boleto vale 5,30. Hay dos ordenanzas que lo afirman. Menos mal que el intendente es Mestre. Si tuviéramos a un radical que supiera sumar, sería probable que usara el escándalo para subir el boleto a 10,60. 

Sin quórum, con quórum, los radicales hacen lo que se les canta el culo con la ciudad. Y el culo de esta gente tiene un gusto musical re ’90. Van a armar un cd compilado: “aumento, privatización y otros éxitos de los Hanson”. 

La primera vez, los radicales no habían llegado al quórum necesario, pero votaron el aumento igual. El faltazo de un concejal radical fue lo que se llama un verdadero bache. O como le llaman a los baches en la gestión de Ramón Mestre: “una política de Estado”. 

La segunda vez, sí llegaron al quórum. Parece que se llamaron entre sí y se dijeron “boluuudo, ¡es un aumento! Que los radicales no juntemos quórum para un aumento es como que Sergio Massa no se agache a chuparle las bolas a la Embajada de Estados Unidos!”

La oposición no votó y los concejales no radicales se retiraron del recinto antes de que termine la sesión. Eso fue raro. O sea,  que sean otros los que se van antes de tiempo… raro. 

Raro como mirarse los huevos desde abajo con un espejo. Que es algo que por cierto podés hacer mientras esperás el colectivo porque tenemos el transporte más caro y más lento del mundo. Hay colectivos que van al centro que, si sos estudiante de derecho y te lo tomás en un barrio periférico, cuando llegás ya sos militante de la Franja Morada. En serio. Te dan hasta un smartphone para que empieces a tuitear duro y parejo contra el kirchnerismo. 

Esta semana varios dirigentes de la Franja Morada me increparon vía Twitter por unos chistes. Chicos, yo soy humorista, no da que debata con dirigentes políticos. Mándenme un humorista, un payaso como yo. Por ejemplo, el viceintendente Marcelo Cossar. 

Los colectivos en Córdoba son tan lentos que arriba del N1 Baldassi parece rápido. 

Hay gente que estuvo esperando el A5 durante tanto tiempo que llegaron a escuchar un chiste de Luis Landriscina completo. 

Pero el Intendente dice que va a mejorar todo. Empezó por mejorar dos veces los ingresos de los empresarios del transporte. O sea, va de a poco, hay que tener paciencia. 

Obviamente, hubo disturbios. Y, obviamente, hubo detenidos. Decí que fue acá y no en Venezuela. Porque si en Venezuela un policía se lleva a un manifestante, los radicales cordobeses dicen que hay una dictadura. Si en Córdoba un policía se lleva a un manifestante, hay orden y firmeza. 

Si en la Argentina hay inflación, dicen que hay desgobierno. Si en Córdoba el boleto aumenta tres veces más que la inflación, hay orden y firmeza. 

Entrás al baño de un radical y ves que no tiraron la cadena, preguntás quién dejó ese sorete ahí y te dicen: no es un sorete, es Orden y Firmeza. ¡Y además lo votó la gente y él cuando hizo campaña avisó que iba a aumentar el boleto! 

Adrián Casati justificó el aumento diciendo que debieron sustituir la fórmula polinómica de cálculo de costos que funcionaba desde el año ’68. El ’68 fue el año en que se hizo mundialmente conocida la consigna LA IMAGINACIÓN AL PODER. Bueno. Vemos que nadie le dio mucha bola a esa consigna en Córdoba. 

La nueva fórmula polinómica para calcular el costo del boleto contempla 18 ítems: combustible, neumáticos, seguros, personal, entre otros. 18 ítems. O sea que hay más ítems para calcular el costo del transporte que pasajeros más o menos conformes con el sistema de transporte. Bien ahí. 

Juntaron quórum y nos vacunaron. Me da miedo el quórum de los radicales. Porque si sacás un promedio de cuán cagadores son los concejales cordobeses, tenés que pensar que la mitad de esos concejales son más cagadores que ese promedio. 

Ese fue un pésimo chiste matemático. Como la fórmula de los radicales para aumentar el boleto. 

Es imposible saber a ciencia cierta en qué va a terminar este nuevo cambio en el sistema de transporte de la ciudad de Córdoba. Pero sí sabemos algo. El próximo cambio va a consistir en que algún colectivo pase alguna vez por alguna calle y vos puedas subirte sin sentir que te están culiando. 

A ver: en Córdoba aumentó el boleto, aumentó el peaje y aumentaron todas las naftas. Está claro que acá no funciona el Programa Precios Cuidados sino el Programa Precios Culiados. 

Pero hay que hacer que funcione el primero. Ya sé: es una tarea más difícil que lograr que Oscar Aguad devuelva un vuelto. Pero hay que hacerlo. Es más difícil que encontrarle el socialismo a Binner. Pero hay que hacerlo. Es más difícil que averiguar qué demonios hace Héctor Baldassi en el Congreso. Pero hay que hacerlo. 

Nosotros tenemos que hacerlo. Es lo que nos pide el Gobierno Nacional. Que salgamos a cuidar los precios. Ok. Aquí ingresa el vecino anti K con su furia desmontable y pega dos gritos al mismo tiempo, a saber: “¡Este gobierno genera vagos!”, y, ahora: “¡Este gobierno quiere que salgamos a trabajar!”. 

Son ideas contradictorias conviviendo en un mismo discurso. Bienvenidos al paraíso de Elisa Carrió. 

Entre “no quieren laburar porque tienen subsidios” y “el Gobierno los manda a laburar para que cuiden los precios” hay una grieta, claro que sí: es el lugar por donde asoma como un rayo de luz el último intento de pensamiento independiente de Ernesto Tenenbaum. 

De todas formas hay un cierto consenso en que éste sí sería el momento más difícil del kirchnerismo. Todos están de acuerdo en eso. Es el momento más difícil del kirchnerismo… 

Me imagino a Aranguren llamando a Magnetto: “¡A ver si aprendés cómo se invierten seis palos, huevón! Gasté lo mismo que vos gastaste en el sueldo de Lanata. Yo, en un día, logré el momento más difícil del kirchnerismo. Vos, en dos años, lograste un dibujito de una bóveda”. 

Igualmente es obvio que no se están peleando por eso. Lo pasado, pisado, dicen. O mejor: Lo pasado, choreado, torturado y después también pisado. Y después, vendido. Y después, comprado con plata del Estado que nunca será devuelta. En resumen: lo pasado, Lanateado. 

Ahora quieren sacar ventaja. A río revuelto, ganancia de pescadores. El fin de semana pasado llovió mucho, crecieron los ríos. Las consecuencias más graves fueron las inundaciones y la reunión de Moyano con De la Sota para suspender las paritarias. 

A mí me llama la atención la forma en la que algunos vecinos míos hacen fila detrás de estos tipos y defienden, por ejemplo, a Cargill. ¿Qué clase de cargiles son? Hay 3500 millones de dólares que no entran al país porque Cargill retiene los granos y mis vecinos creen que el país se viene a pique porque La Cámpora no quiere a Tinelli en el Fútbol para Todos. 

Imagino que hay una motivación secreta detrás del modo en que la clase media defiende a Shell y ataca al Gobierno Nacional: hace diez años que no usan esas paletas de Paddle que supieron comprar a 400 dólares. Quieren recuperar esa inversión. 

Tienen tantas ganas de volver a los ‘90 que en cualquier momento el muñequito del logo de Clarín sale sosteniendo una cabina de telecentro.  

Un editorialista de La Nación escribió que el problema de la Argentina es que hay “demasiado Estado”. Es un argumento tan noventoso que si la pedís, a la nota te la mandan por fax. ¿Se te rompió el fax en el 98 y nunca lo arreglaste? No te preocupes: La Nación te manda a su héroe: MacGyver. 

El de arriba es un mal chiste. MacGyver nunca usaba armas. Por lo tanto, nunca pasaría el psicofísico para trabajar en La Nación. 

Los comentaristas de ese y del otro diario opositor hace una semana que se vienen riendo con cierta soberbia del programa Precios Cuidados. Imaginan que el trabajo muy pequeño de un grupo de kirchneristas no pude cambiar nada. Pensaron lo mismo en 2011. 

Un yerbatero cobra 6.30 por el kilo de yerba. Los secaderos cobran ese mismo kilo 8,70. El acopiador lo cobra 14 pesos. Molinos Río de la Plata lo cobra 25 y Carrefour te lo vende a 47. ¡En ninguna parte de ese proceso aparecen ni el Indec, ni Moreno, ni Etchegaray a aumentar el precio! Pero el vecino anti K está convencido de que Máximo Kirchner, la Cámpora, Capitanich y Kiciloff se juntan a jugar al fútbol y el que pierde aumenta la yerba. 

El yerbatero trabaja de sol a sol y gana dos mangos. El acopiador le gana más del 60%, la empresa, más del 70 y el supermercado casi el 90. Sin embargo el anti K cree que pagando 47 pesos el kilo de yerba Nobleza Gaucha está poniendo plata para que Cristina se construya un yate millonario en el que va a guardar toda la plata de las bóvedas antes de zarpar hacia aguas internacionales para encontrarse con Néstor, que no murió y vive en el Caribe con la plata de los montoneros, que no se desarmaron sino que preparan una revolución en el Triángulo de las Bermudas, que tampoco es un triángulo sino una gran letra K hecha de islotes de dólares del Anses.  

Claramente, que el kilo de Nobleza Gaucha esté a 47 pesos es culpa de la yegua. O bueno, como corresponde en este caso: “¡Es culpa de la yerba!”. 

Tengo dos tías tan anti K que no menstrúan si no llaman a Carrefour. Es de las que quieren que el mercado les imponga las reglas.

Lo cierto es que estamos ante la posibilidad de que el viejo país oligárquico recupere sus fuerzas. En términos de panadería digamos que al pan de ayer lo están queriendo hacer budín. En términos de periodismo digamos que al pan de ayer lo están queriendo hacer cinco tapas de Clarín que puedan volver a voltear un presidente.  

Estamos atentos. Del otro lado hay tipos que son como las palomas: se cagan en todo. 

Ahora se están cagando en todo, y es ciertamente lógico. Imponen un clima de derrota porque nuestras conquistas son su derrota. No hay desempleados pero para ellos está todo mal. Está todo mal justamente porque no hay desempleados. 

Mis colegas periodistas se ríen de que salgo a cuidar los precios. Para ellos soy un “militonto”, un camporista, uno de los que no vamos a saber qué hacer cuando esto se termine. Si se termina voy a luchar para que vuelva, les respondo. Del mismo modo en que vos estás luchando para que vuelva Menem. No es tan difícil. 

Salgo a cuidar los precios y veo que somos muchos con la libretita. Claro que sí. Porque es un modo de cuidar algo que va más allá del precio de la yerba. Vamos a cuidar el futuro. 

Todo esto está desde hoy y para siempre en nuestras manos. Acá va un chiste sobre la inflación, pero no lo voy a poner porque cuando lo fui a comprar estaba muy caro. 

Por último, otra pequeña historia de mi barrio anti K. 

A dos cuadras de casa hay un perro muy histérico. Ladra todo el día. Vas caminando y el guacho te sorprende con sus ladridos estridentes. Es un tanto incómodo pasar por ahí. Un día le pregunté al dueño: 

-Disculpe, maestro. Hace poco que vivo por acá y me llama la atención su perro. Es muy… gritón. 

-No me hablés. Mi vida es un infierno. Lo que pasa es que este es un perro muy especial. Cada vez que Clarín miente, se pone como loco. 

Me sorprendió ese dato. No me lo esperaba. Creí que me estaba haciendo un chiste. Hice silencio por un rato, con un gesto algo divertido. Miré al perro, miré al dueño. Y entonces le pregunté: 

-¿Y qué pasa cuando Clarín no miente? 

-¡No tengo puta idea! ¡Hace solamente seis años que tengo el perro!

Me fui de vacaciones 15 días a un lugar sin internet mientras se lanzaba el Progresar, se devaluaba el peso, desaparecía el dólar blue, aumentaban todos los precios, se cortaba la luz, se sucedían golpes de mercado y De la Sota anunciaba dos meses tarde un plan para contener a la policía. 

Cuando volví, en las redes sociales se había anunciado tantas veces el fin del kirchnerismo que yo creí que había sido todo cierto y que ahora estábamos solamente volviendo a empezar. 

Capaz que mientras yo le calculaba el equilibrio de cloro y ph a la pileta, se terminó todo, asumió… no sé, Massa, nos dimos cuenta de que eso era una joda y ahora estábamos en el mismo lugar que antes… no sé. 

Fueron 15 días muy intensos. Me los perdí. No los viví. Me sentí como cuando hay un temblor y no me doy cuenta, y todos se ponen a hablar del temblor y del miedo que sintieron y de la adrenalina del momento y yo, onda: esteeee… no sé. Y me da bronca, porque estoy casado y tengo dos hijos, soy muy feliz, pero la vida de familia no tiene esas emociones fuertes. ¿Cómo que hubo un temblor y yo no lo sentí? ¡Pásenlo de nuevo! ¡Pásenlo de nuevo! ¡Repítanlo por Cinemax! ¡Algo!

Me pasó lo mismo: volví de un desenchufe total y prender la compu fue como cuando te despertás de una noche de excesos y tenés el elástico de la ropa interior todo estirado. O sea: alguien me quiso culiar. ¡Y no me enteré! 

Tuve indicios: no voy a decir que no tuve indicios. El cloro puro valía 50 pesos y de un día para el otro pasó a valer 60. Pregunté qué pasó. El vendedor me preguntó si vivía en un termo. ¡Sí! Le dije. ¡Esa es la idea de tomarte vacaciones! ¡Si no viviera dentro de un puto termo no estaría comprando cloro! El vendedor me dice: subió el dólar. ¿Cuánto? Le pregunto. 20 por ciento. ¿Y por qué aumentás 20% el cloro? ¿Con qué lo fabrican, con meo importado? ¡Tengo que cubrirme! Me responde. Le dije que era una especuladora hija de mil putas vendepatria pirata de mierda. Me preguntó entonces si no me estaba excediendo en la puteada. Tengo que cubrirme, le respondí. 

Bueno. Vuelvo a casa. Se terminaron las vacaciones. Un diario extranjero que dice que a la Argentina se le terminó la fiesta. Y ahí otra vez me dije: ¿qué fiesta? ¿Cuándo hubo fiesta? ¡También me la perdí, la puta madre! 

Curioso: Nunca oí a los que dicen que se terminó la fiesta decir que había una fiesta mientras la supuesta fiesta no se terminaba.

Esos diarios son como la gente que te comenta que la calle está difícil. Está difícil. ¿Cuándo carajo estuvo fácil? ¿Cuándo fue fácil, la calle, la vida, llegar a fin de mes? 

Asistí a una reunión familiar. Tengo un tío que repite hace diez años que la calle está difícil y que ya se termina el kirchnerismo. Ya se les termina, me dice, gozando. Disfruta de la devaluación, no sólo porque tiene dólares, sino porque le gusta que la cosa se vaya a la re mierda. Él tiene su camioneta de lujo, su casa con pileta, sus hijos con departamento: toda esa fortuna la hizo en los últimos 10 años. Ahora disfruta porque cree que al kirchnerismo le queda poco tiempo. El otro día le puse 25 fotos de tipos en bolas y le pregunté cuál le gustaba. ¡Ninguno! Me dijo, sonriendo exageradamente como para que quede claro que él es heterosexual. ¡Obvio! Le dije. A vos no hay poronga que te venga bien. 

¡Ojalá que el día que finalmente te vayas a la concha de tu madre descubras que en la concha de tu madre no aceptan dólares! Y me fui. 

Mentira. No le dije nada. Todas estas cosas se me ocurren tres horas después, cuando ya todos se fueron. Soy como De la Sota con los policías, tengo la respuesta, pero cuando ya a nadie le importa. 

Cuando volví a casa no había luz. Había un corte desde las 9 de la noche. Ya era medianoche. Llamé a Epec y me dieron un número de reclamo. Les pregunté qué significaba eso. Me dijeron que iban a verificar y a reparar si había un desperfecto. ¿Cuándo? Les pregunté. De 1 a 24 horas va a estar todo solucionado.  

¿De 1 a 24 horas? ¡Es una franja horaria muy amplia! ¡Es lo contrario de la precisión! 

Es como que llames al kirchnerismo, les preguntes quién va a ser el próximo candidato a presidente y te respondan que están entre Sciolli y Kiciloff. ¡Es mucho margen! 

Hacía un calor insoportable ese día en Córdoba. Hacía tanto calor que los policías estaban deteniendo pibes con gorra en las calles… y se quedaban con las gorras. 

Mucho calor. No hay luz. ¡Los vecinos puteando a Cristina! ¡No hay luz por culpa de Cristina! 

Cuando vuelva la luz les gritaré por la tapia: ahi volvió la luz… ¿sabés por qué? ¡Gracias a Cristina, la puta que te parió! 

Pero no. Imposible. Para mis vecinos todo lo que les sale mal es culpa del gobierno y todo lo que les sale bien es gracias al esfuerzo propio. La vieja se caga en guita y tiene jubilación de ama de casa, la hija sacó un Procrear y el viejo hace cola desde las 7 cuando se entera que viene el Pescado Para Todos. En la práctica son más kirchneristas que yo. Pero su discurso es absolutamente anti K. Yo no los entiendo. Para ellos si algo tiene cuatro patas, pelo y ladra como perro, NO ES UN PERRO, es una evidencia de que el modelo se termina. 

Se termina. Eso dicen ahora. Que es lo mismo que dicen desde 2008. Pero ahora sí, posta, ahora sí, sin dudas, ahora se viene todo al carajo. ¿Por qué voy a creerte? Sería como pedirle consejos para jugar a la quiniela a un quinielero… ¡si el chabón supiera cómo ganar a la quiniela no sería quinielero! 

Eso sí, para demostrarte que no son anti k fanáticos, ahora está de moda que reconozcan logros… del pasado… muy del pasado. Onda: la AUH. ¡Pero cuando salió la AUH no dijiste que era un logro, dijiste que era una mierda! 

O te dicen: yo apoyo muchas medidas de este gobierno pero no me gusta la forma. ¡OK! ¿Qué forma querés que tenga? ¿Cómo querés que hagan? ¿Querés que canten, que bailen? Me gusta que hayan subido al 7% del PBI el presupuesto de educación pero me hubiera gustado que lo hicieran disfrazados de leopardos nublados para demostrar que les preocupa la conservación del medio ambiente. 

Son geniales. Van a la verdulería y putean a Cristina, a Kiciloff, a 678, a los kirchneristas. Los reputean de arriba a abajo. Y te quieren convencer de que la violencia que les genera este Gobierno… ¡es culpa de este Gobierno! 

Así que sin luz, esperando que Epec resuelva el problema entre la una y las 24 horas siguientes a mi reclamo, transpirado como Claudio Fantini ante la presencia de un argumento sólido, con los huevos que se me reían del discurso de apertura de sesiones de José Manuel De la Sota y y con un bidón de cloro que logré comprar al pedo a 50 pesos porque ya me estaba volviendo pero quise premiar al comerciante que no había aumentado los precios… me senté en el patio de mi casa y me dije ¡culiau! ¡Voy a necesitar un año entero para descansar de estas vacaciones! 

 

 

Fin de año

Termina el año en el que nos quisieron hacer creer que la merca es Dog Chow. Ya sabés, si le tirás a tu perro un frisbee y el perro en lugar de buscarlo y traértelo sale corriendo al baño, tenés que decir: “¡guau! ¡Debe ser por el Dog Chow que me vendió Oscar González!”

“La droga es para los perros”, Oscar González dixit, es la frase del 2013: una oración simple que resume un reconocimiento de la gestión de Unión de Córdoba en varios niveles: uno, hay droga; dos, la droga está en la policía; tres, nos agarran de boludos; cuatro, ya sabemos por qué a los canas les dicen “perros”. 

El jefe de Gabinete no perdió su puesto por esta declaración: todo lo contrario, el Gobernador lo llamó, lo palmeó y le dijo “buen chico, buen chico”. Después le tiró un frisbee para que González se lo traiga de vuelta. 

El jefe de Gabinete sí perdió su puesto con los saqueos. Un vecino mío el otro día hizo algo parecido a lo que hizo De la Sota: como había varios niños mordidos, para que nadie se diera cuenta de que él era responsable, mató a su perro. 

Igual González sigue cobrando 50 lucas. Es legislador. Imagino que si se desempeña como legislador del mismo en el que se desempeñó como Ministro Coordinador, en pocos meses tendremos una legislatura inundada (bah, ingresada por el agua), llena de perros (para la merca), y con los punteros de Unión por Córdoba llevándose los LCD de los despachos mientras algún periodista cómplice les grita “¡negros de mierda no están choreando por hambreeee!”. 

2013 fue el año del Twitter de José Manuel De la Sota: de escribir que los discursos de la presidenta “son el opio de los pueblozzz” (usando la triple z, como una especie de recuerdo irónico de cuando el Gobernador usaba la Triple A) a pedir ayuda al Gobierno Nacional durante los saqueos desde un freeshop en Panamá. 

Alguien que le avise a De la Sota que después de ese tuit la gente no lo está retuiteando. Lo está reputiando. 

Por cierto, si tenemos en cuenta la obvia complicidad entre De la Sota, los narcos y la policía para la organización de los saqueos… ya sabemos todos qué fue a comprar De la Sota al freeshop panameño, ¿no?. Una coartada. 

En la cuenta de Twitter de José Manuel De la Sota, dice que está siguiendo sólo a 34 personas. Alejo Paredes se encarga de seguir a los otros 3 millones de habitantes de la provincia. 

Lo cierto es que el Gobernador muestra muchas más actividad vía Twitter que por cualquier otro medio. A veces siento que estamos gobernados por una versión narco friendly y aberrante de Luisana Lopilato. 

En el extremo opuesto de esa vergüenza, el acampe de Malvinas resiste el sol, el calor, las patotas de las Uocra, la represión del Gobierno Provincial y la indiferencia del Gobierno Nacional. Es una lucha tan desigual que no nos extrañaría que Lanata salga a decir que acá el más débil es Clarín. 

Hay un historia que explica cómo trabaja Monsanto alrededor del mundo. Dos tipos hablando. 

-En X lugar Monsanto instaló una planta y a los tres años 150 vecinos se murieron de cáncer. 

-No me digás. 

-Si. Y en XX, Monsanto instaló otra planta y a los tres años otros 150 vecinos murieron de cáncer. 

-¡No me jodas! 

-Sí. Y en XXX, Monsanto PROPUSO instalar una planta. 

-¿Y qué pasó? 

-A los tres años 150 vecinos murieron. 

-¿Qué pasó? ¿Cáncer? 

-No. Politraumatismos de cráneo. 

-¿Y eso? 

-No quisieron que Monsanto instale una de sus plantas. 

2013 fue el año en que Blanca Rossi, Miguel Del Sel, el Colorado McAllister y Héctor Baldassi se convirtieron en diputados de la Nación.  A veces pienso que nos merecemos que Monsanto nos mate a todos. 

Blanquita Rossi iba a ser nuestra voz en el Congreso. O estamos disfónicos, o nos cagaron. Ella iba a ver qué onda la política. Ok. Por ahora no ha hecho ni dicho nada. Probablemente cuando un saqueo organizado por el Gobernador y la policía se pueda resolver con una receta de ensaladas, salga a decir algo. 

Unión por Córdoba hizo campaña diciendo que iban a defender a Córdoba. Defendernos. El Gobernador fue a reclamar por la supuesta deuda del Estado Nacional con Córdoba y volvió con un plan de pagos… ¡para pagar una deuda de la provincia con la Nación! Una de dos: o nos mintió, o estamos hablando del prestamista más tonto del mundo. 

Durante los saqueos, cuando Oh Capitán, Mi Capitanich se mandó la patinadich del año y mostró un celular sin registro de llamadas, De la Sota puso cara de malo y prometió defendernos. Llegó a Buenos Aires y le agradeció a Capitanich por la ayuda brindada. ¿Qué pasó? ¿De qué manera lo ayudaron NO ATENDIENDO el teléfono? ¿Lo ayudaron con los saqueos o con su adicción al smartphone? Onda: ¡no lo atiendas, es José Manuel, está sacado con el telefonito y tenemos que ayudarlo. Que se cure!

2013 también fue el año en que la Corte Suprema estableció la constitucionalidad de la Ley de servicios de comunicación audiovisual: eso ocurrió un 29 de octubre. Desde entonces Clarín no dejó existir, TN no desapareció, Noticias puso en tapa a la presidenta desnuda y La Nación y La Gaceta promovieron abiertamente la sedición entre las fuerzas policiales. Si la Ley de Medios ponía en peligro la libertad de expresión, ha sido muy ineficaz en eso. 

De hecho, hasta ahora la única consecuencia realmente negativa para los Monopolios después del fallo de la Corte ha sido que, evidentemente, María Laura Santillán estuvo procupada de más y se pasó de mambo con la cama solar. 

Se termina el año del Hubris: una enfermedad inventada y diagnosticada por el doctor y periodista Nelson Castro. Desde la Organización Mundial de la Salud aseguran que no pueden creer que Nelson Castro sea médico. Ni periodista. Ni que haya inventado nada. “Seguro lo copió de algun otro pelotudo”, diagnosticaron. 

El Hubris es una enfermedad muy rara cuyos síntomas consisten en lo que sea que le esté pasando a la presidenta. ¿Gases? ¡Hubris! ¿Dolor de cabeza? ¡Hubris! ¿Baila con Moria Casán? ¡Hubris! 

Según Nelson Castro el hubris es a la presidenta lo que la pelotudez es a Nelson Castro: lo que sea que le esté pasando, es por eso. 

2013 también será recordado por el año en que Macri pidió la renuncia del DT de la Selección para que sea pleno el cumplimiento de la Ley de Medios. “Que renuncie Sabella”, dijo la luminaria del PRO que convenció a los santafecinos de que Del Sel era la persona más preparada de todo Santa Fe (¡hijo de puta! Miguel Del Sel ni siquiera es la persona más preparada de todo Midachi!). Imaginamos que Macri entendió que la Ley de Medios podía impedir que Leandro Somoza juegue el mundial. 

Este año fue la consagración del dibujito de bóvedas como “prueba contundente” de algo. En eso Lanata le pegó: su dibujito de una bóveda tuvo más rating que el asombroso mundo de Zamba, mi dibujito preferido en Paka Paka. 

También fue el año del descontrol de precios y de cómo un paquete de pañales que triplica su precio sirve tanto para putear al Gobierno porque no toma medidas contra la inflación y entonces corramos riesgo de ser Irán, como para putear al Gobierno para que no tome medidas contra la inflación y entonces corramos riesgo de ser Venezuela. 

Te repiten tanto que estamos en crisis que se vuelve un poco difícil no sentirte atraído por una posible épica de la resistencia. Pero después vas al shopping y hay récord de consumo. Te querés comprar un AC y no quedan: se vendieron todos. Buscás una Pelopincho y tampoco hay más: se vendieron todos. Te insisten por todos lados que esto es como la híperinflación del ’89. Pero en el ’89 no había más piletas de lona porque las fábricas habían cerrado, no porque se hubieran vendido todas. ¿Entonces? ¡Hubris! Es la respuesta a todo.

Año de récords: récords de ventas de autos, récords de consumo energético, récord de pelotudos en el Congreso, récords de gente en un recital (¡seis, siete, ocho! ¡El Kogo más krande del kundo!), récords de aumentos a policías, récords de saqueos, récords de temperatura, récords de desmonte, récords de gastos de campaña, récords de periodistas comprados por De la Sota… el de los Guinnes tendría en Argentina más trabajo al pedo que los cajeros del peaje.  

Año de récord de venta de merca por parte de funcionarios provinciales, también. Al menos, según Adriana Nazario, esposa de De la Sota, los helipuertos que hacen con esa guita para que aterrice el helicóptero del Gobernador, “son para quien lo necesite”. ¿Quién necesita un helipuerto en un country de Río Cuarto? No se me ocurre nada mejor que algún millonario con síndrome de abstinencia onda “tráiganme un pelpa cueste cueste lo que cueste, rápido, no sé ¡usen un helicóptero y aterrícenlo en la pista de la Nazario!”. 

Un año más sin Facundo Rivera Alegre y con Código de Faltas fortalecido por los saqueos, los Mario Pereyra y las Fabiana Dal Pra. Para ellos todos los años son 1940 y todas las motos van a Varsovia. 

Chau, 2013. Que te vaya bien cuando Lanata le robe a un estudiante de historia alguna tesis sobre el presente. Si bien por acá fuiste bastante culiadito, voy a recordarte porque me trajiste a mi hija, y te llevaste a Videla. Con eso tengo para brindar un buen rato. 

Acampe heroico

El 18 de diciembre se cumplieron tres meses desde la instalación del acampe de asambleístas frente al predio de Malvinas Argentinas donde Monsanto quiere construir su planta de tratamiento de semillas. O sea que nuestra expectativa de no morir de cáncer se ha extendido tres meses.

Desde el 18 de septiembre, los asambleístas frenan el ingreso de camiones y le ponen el cuerpo a una lucha contra una multinacional considerada la empresa más dañina del mundo. Monsanto es la Schiaretti de las empresas. Y estos locos están en carpa, solos, contra la empresa más dañina del mundo. Para que tomemos conciencia de lo que están haciendo, es como si fueran un merengue que voluntariamente decide interponerse entre Elisa y Carrió y una Selva negra.

Monsanto tiene un ejército de mercenarios propios. En distintos países del mundo, ese ejército ya ha hecho estragos. En Córdoba por el momento sólo han usado a los gordos de la Uocra, a la barra brava de Talleres y al huevón de Sebastián García Díaz. Empiezan de a poco. Muy de a poco.

Sebastián García Díaz se hizo “famoso” por su “lucha” contra el narcotráfico. Fue el que denunció la “favelización” de Córdoba. Curiosamente durante el narcoescándalo que conmovió a la provincia, no dijo nada. De paladín de la lucha contra el narcotráfico a Paladini de esa misma lucha. O sea, a salame.

No importa. Lo curioso es que para Sebastián García Díaz la marihuana es un flagelo que faveliza a Córdoba, pero el glifosato es una palanca del progreso. Ok. Me muero por ver a García Díaz fumándose un porro de RoundUp con sus amigos. ¡Boluuudo, me está creciendo soja en las manooooos! ¡Es cierto que esta mierda hace crecer soja en presencia de las peores plagas!

Sebastián llegando a casa:
-¡Sebastián, estuviste fumando RoundUp!
-No, papá te juro que…
-¡No soy tu papá! ¡Soy un tumor en tu cabeza!
-Ah, boludo, me asustaste…

García Díaz luchaba contra las drogas “en defensa de la vida”, pero ahora está a cargo de todo el marketing de Monsanto. Está claro que su idea de defensa es la misma idea de defensa que puedo tener yo jugando de 4. Ustedes saben, tengo menos estado que la década del ’90.

Los manifestantes en Malvinas Argentinas exigen que se haga una consulta popular antes de que continúen las obras. Necesitan, obviamente, garantías de que la planta no va a destruir el medio ambiente. Es como pedirle a Unión Por Córdoba garantías de que no van a vaciar la provincia.

El nuevo secretario de ambiente de la provincia dio un giro al respecto y se mostró a favor de una consulta popular. Parece que ya saben cómo va a resultar esa consulta: gana Diego Mestre, pierde Liliana Olivero.

Monsanto y el Gobierno dicen que la justicia los habilita para seguir con la construcción de la planta. ¿Qué pasó? Un dictamen de una comisión técnica interdisciplinaria autorizó a la empresa. Pero esa comisión está bajo sospecha: eran cuatro, llegaron en 4x4 y antes de firmar el acta desmontaron el lugar donde estaban reunidos.

Tengo una sospecha: el principal interés de José Manuel De la Sota en la radicación de Monsanto… ¿no será un deseo oculto de que Monsanto use su ingeniería genética para inventarle un cerebro que funcione a Juan Schiaretti?

Que De la Sota impulse tanto la radicación de Monsanto en Córdoba tiene una lógica poderosa: lo que Monsanto le hace a las plantas es más o menos lo mismo que De la Sota le hace al peronismo. Altera su ADN, lo convierte en otra cosa y el resultado es un montón de pobres desplazados.

Monsanto llega también con el aval de la presidenta de la Nación, lo cual plantea un dilema: los anti K que no quieren a Monsanto pero quieren a De la Sota, y los K que no queremos a Monsanto pero queremos a Cristina, todos estamos viendo cómo articulamos un discurso más o menos coherente con eso. Es un problema que los troskos resuelven diciendo que el delasotismo y el kirchnerismo son los mismo. Algún día habrá que estudiar el impacto ambiental de las fotocopias en la cabeza de esos muchachos.

Monsanto es mundialmente famoso por ser el principal y casi único impulsor de la millonaria industria de alimentos genéticamente modificados, o alimentos transgénicos. Monsanto mezcla genes animales, minerales y vegetales para fabricar semillas… y mezcla genes radicales, fachos y progresistas para fabricar una planta de producción.

El acampe ha resistido varios embates violentos: patoteros que bajaban de colectivos, les pegaban y les robaban las cosas a los asambleístas, ante la mirada pasiva de los policías. Últimamente los policías de Cordoba son como el apéndice en el sistema digestivo. Si no rompe los huevos es porque está ayudando a que todo se haga mierda.

Muchos asambleístas describieron algunas esas peleas como peleas de pobres contra pobres. Eso también explica la pasividad de la policía: si de una lado hay pobres y del otro lado hay pobres, a los policías les resulta muy difícil saber quiénes son los buenos.

Mientras tanto Monsanto intenta convencernos de que no es una empresa maligna. Hay gente que le cree. Hay gente pone sus manos de seis dedos en el fuego por Monsanto.

Tengo un amigo que le cree a Monsanto porque dice que un choclo transgénico le contó la verdadera historia.

Sobre la toxicidad de los productos de Monsanto hay varios estudios científicos, pero todos hechos sobre ratas. Se comprobó que las ratas alimentadas con productos elaborados con glifosato desarrollan más tumores y mueren más rápido que las alimentadas sin glifosato. Lamentablemente también se comprobó que los políticos coimeados con glifosato viven más y mejor que los no coimeados con glifosato.

Hoy el acampe cumple 3 meses. Son los primeros meses de una resistencia que probablemente les lleve toda la vida… o sea, mucho tiempo si Monsanto no se radica en Córdoba, y muy poco tiempo si sí lo hace.
¡No a Monsanto! No es un chiste. No tiene remate.

Los Garotos más feos de la caja

Mientras los niveles de criminalidad volvían a índices más o menos normales en Córdoba, es decir, mediciones en las que los robos a comercios por parte de saqueadores instigados por la policía no le llegan a los talones a los robos de los funcionarios del partido gobernante, el ejemplo cordobés se propagó por las policías del resto de las provincias argentinas del mismo modo en que se propagaría un virus de cólera que tenga la cara de Elisa Carrió: de mierda en mierda y por TN. 

Me imagino a los policías en otras provincias sacando la siguiente conclusión: en Córdoba se acuartelaron, entregaron la ciudad a bandas que ellos mismos integran, se armó un quilombazo, y el Gobernador les aumentó el sueldo y los felicitó… ¡hagamos lo mismo! 

De a poco todas las fuerzas policiales se fueron dando cuenta de que contaban con todos los medios para generar un caos nacional. Todos los medios. Clarín, La Nación, Radio Mitre… todos. 

Al igual que en Córdoba, en muchos lugares del país la cosa se desmadró. Hasta ahora se sabe que hay por lo menos 9 muertos. O como se deduce de los festejos de los chicos cool del periodismo opositor: 9 goles contra Cristina Fernández. Están 10 años diciendo que se pudre todo, que se pudre todo, que se pudre todo… sale la policía a robar comercios y ellos como locos “¡ahí ‘ta! ¡ahí ‘ta! ¡ahí ‘ta! ¡Te lo dije! ¡Se pudría todo!”. Ok, es probable que hoy quedes como un visionario. Te recuerdo que durante los últimos 9 años fuiste solamente un pelotudo.  

La situación puso en foco una de las mayores deudas de la democracia argentina: la exclusión, la marginalidad, la forma absolutamente fuera de este mundo en la que crecen y se forman… muchos policías en la Argentina. 

También quedaron claros los vínculos nunca rotos entre las policías provinciales y la última dictadura militar, que son los mismos vínculos que hay entre la leche y el yogur. 

La extorsión policial fue generalizada y en varios puntos del país se vivió lo mismo que en Córdoba: pánico, violencia, xenofobia, descontrol. Claro, en el resto de las provincias fue peor porque ellos no están acostumbrados a tener a De la Sota como gobernador. 

Lo curioso fue cómo TN de repente tenía móviles en todas las provincias de lo que ellos llaman el interior de la Argentina. Transmitían en vivo de manera simultánea desde Córdoba, Tucumán, Salta, Santa Fe… me contaron que cuando salió en Twitter que había quilombo en Jujuy llamaron a Andrés Repetto para que opine. Al principio pensaron que se trataba de otro país. 

Otra curiosidad:  en muchos casos la noticia de un saqueo precedió al saqueo mismo. ¿Qué fue eso? ¿Un error de la Matrix? ¿Periodistas muy excitados ante la posibilidad de que todo se vaya al carajo? ¿Eyaculadores precoces de primicias? 

En el medio de ese caos, el Gobierno Nacional decide no suspender el acto por los 30 años de democracia. Varios periodistas se tuvieron que meter en el culo los cálculos de cuánto dinero de los jubilados se habría perdido por esa suspensión. Pero igual tuvieron trabajo: Cristina Fernández en su mismo discurso previó que partirían la pantalla para mostrar el contraste entre la fiesta y los momentos de violencia que estaba viviendo Tucumán. Dicho y hecho. 

Son más previsibles que un policía de Córdoba frente a un televisor en el que están pasando las evidencias de sus vínculos con el narcotráfico: ¡obvio que va a querer partir la pantalla! 

Entonces un ejército de tuiteros y facebookeros comenzó a indignarse por la red. ¡Qué hijos de puta esos que están en la plaza de Mayo celebrando la democracia en lugar de estar frente a la computadora tuiteando fuerte contra el Gobierno para cambiar el mundo! 

Opino que celebrar la democracia con alegría es un modo de defenderla, pero sé que hay dos cosas que no lograré jamás en vida: armar un cubo mágico en menos de tres horas y entender qué carajo hacía Moria Casán bailando con la presidenta. 

¿Querés saber qué es un silencio incómodo? Preguntanos a los kirchneristas qué mierda fue eso. 

Está bien: entiendo que desde las declaraciones pro dictadura de Moria hasta hoy han pasado muchos años y la misma Moria ha declarado su simpatía por el Gobierno… pero elegir a Moria entre los artistas K es como que te acerquen una caja de Garotos y saques VOLUNTARIAMENTE el crocante de banana. 

Creo que tenemos que aprender de la oposición: ellos nunca eligen a Majul. El tipo insiste e insiste, pero nunca lo eligen para que baile con… Magnetto, ponele. Majul es el crocante de banana de ellos. Viene en la caja, OK. Suma como garoto, OK. Pero nadie lo elige. Si te lo morfás, es por descarte, porque alguien se comió todos los otros Garotos o porque te ofrecieron la caja en una fiesta a oscuras. Pero no lo eligen. Alguno de nosotros sí eligió a Moria. Creo que ahí ellos son más inteligentes. 

Igual, si Cristina bailaba con el Papa Francisco igual le iban a pegar. En Tucumán estaba todo mal y el baile era como 90 bolsas de Eukanuba. Demasiado alimento para los perros. 

Ahí empezó el coro de escandalizados vía Twitter a querer convencernos de que todo, todo estaba mal. Según ellos, Tucumán fue la evidencia de que no habíamos avanzado nada desde la dictadura. Es curioso que usen su derecho a la libre expresión para decir que no hemos avanzado nada desde la dictadura. Es como que alguien escriba con Toblerone que el chocolate sigue siendo la misma bosta desde los crocantes de banana de Garoto.

Puede parecer que tengo una obsesión con lo feo que son los crocantes de banana de Garoto. No. Tengo una obsesión con lo feo que es Majul. 

En medio de todo este quilombo, la izquierda troska llama a un Paro Nacional. Yo creo que por la dignidad que les queda a los compañeros troskos, si en los próximos días Clarín les pide un lomito completo… ¡al menos que se lo lleven con las papas frías! 

Volvamos: estaba el mundillo anti K con que Tucumán y que todo lo que está pasando en el país es la contracara del relato, que la década ganada era eso: yo la pasé como el culo el día del saqueo en Córdoba, como el culo, y me sentí desprotegido, y tuve miedo, pero que yo sepa nada de eso cambia el hecho de que la Asignación Universal por Hijo haya mandado más chicos a la escuela que cualquier otra medida desde la creación de la Escuela Pública, ni el hecho de que YPF sea argentina, ni el hecho de que los tipos que quieren casarse con tipos ahora pueden hacerlo. O sea: Ok, todo mal con los saqueos, pero no me agarres de boludo porque estás haciendo algo parecido a lo de los saqueadores: metiendo todo en la misma bolsa sin un puto escrúpulo. 

Tengo amigos anti K que opinan que los saqueos son la demostración de que no somos, como dice la publicidad estatal, un país con buena gente. Bueno, hay coherencia en ese pensamiento. Son los mismos que piensan que los cacerolazos fueron un éxito. O que Lanata nos representa a todos. 

Ellos siempre están confundiendo minoría con mayoría. 

Saqueos en Córdoba.

Córdoba vivió dos días infernales cuando una banda de violentos delincuentes que desconocieron cualquier responsabilidad… se autoacuarteló y entregó la ciudad. 

Todo empezó con un grupo de esposas de policías y un reclamo lógico por los sueldos indignos de gran parte de la fuerza. Y en algún punto se fue a la mierda. La policía se autoacuarteló y los cordobeses fuimos testigos, víctimas y protagonistas de la peor versión de Córdoba en los últimos 30 años. Saqueos generalizados, barricadas, fuego, vecinos armados, el gobernador en un free shop de Panamá, la Ministra de Seguridad en una nube de pedos, el jefe de Gabinete Oscar González buscando sinónimos de saqueo para poder salir a decir que no había saqueos sino… bueno, todavía no encontró el sinónimo adecuado, y la vicegobernadora Alicia Pregno que parece una india ranquel en la época de Roca: después de la campaña, no se supo más nada de ella. 

Yo entré a la ciudad a las 3 AM y vi algo que superaba en delirio a la peor predicción satánica de Lilita Carrió. Un quilombo generalizado, con pibes que nos apuntaban “por las dudas” y varias calles totalmente cortadas por barricadas prendidas fuego. Sentí mucho miedo, como seguramente lo sintieron todos. Sentí mucho miedo de que José Manuel De la Sota vuelva a ser gobernador. 

Es complicado el miedo. Te activa algo no muy agradable. Todo indica que si tu papá te compró un piso en Nueva Córdoba para que vengas a estudiar, el miedo te activa un enano fascista que adopta la forma exacta de tus músculos. 

En medio del caos un pibe que iba en moto con su amigo y que no tenía nada que ver con los saqueos fue abatido por un grupo de musculosos y rabiosos vecinos de Nueva Córdoba. Le pegaron hasta cansarse, por las dudas. Le prendieron fuego la moto. No lo hicieron jabón porque no tuvieron tiempo: había muchos otros “negros” que podían pasar por ahí. 

Igualmente todos los que mencionamos el caso, me incluyo, hacemos foco en que “no tenía nada que ver”, en que no estaba saqueando. Pero: si sí hubiera estado saqueando… ¿la paliza hubiera sido justa? Tenemos el enano fascista haciendo horas extras para solucionar ese dilema. 

“No roban comida”, dijo el Gobernador y dijeron casi todos los periodistas y casi todos los opinólogos y casi todos los usuarios de Facebook. “No roban comida” por lo tanto son choros. Porque no roban por necesidad. Nos meten en la cabeza, en el cuerpo y en el alma que NECESITAMOS un smartphone, que NECESITAMOS las mejores zapas, que NECESITAMOS ropa que demuestre nuestro status, que NECESITAMOS un LED para ver con la mejor calidad posible los goles de Messi. Ah, pero si la cana te libera un Garbarino y vos vas a sacar un tele sos un choro y nos das asco porque “no hay necesidad”. 

Muchos comerciantes se entristecieron al ver sus negocios hechos mierda por gente que ellos conocen. Yo vi a uno que lloraba, deshecho, y me decía que él conocía muy bien al que le hizo mierda la vida, al que le destruyó todo lo que él había construido a fuerza de trabajo honesto… “no sólo lo conozco, lo voté tres veces para que sea Gobernador”, me dijo. 

A todo esto De la Sota estaba en un Free Shop en Panamá. Comprá todos los perfumes que quieras, José Manuel, seguís oliendo a muerte. 

El tipo llegó a la una de la madrugada y anunció que a las 11 se iba a reunir con su gente para solucionar esto. Fue como cuando te están goleando en un partido de fútbol, vas perdiendo mal, y suena el pitazo del árbitro… y es sólo el final del primer tiempo. 

Además el tipo dijo que los policías cobraban 9000 pesos y que no había posibilidad de aumento. Listo. Todos a la calle de nuevo. Me imagino a De la Sota tratando de resolver la crisis de misiles en Cuba en el 62… “¡eh, rusos, acá dicen los yanquis que ustedes son todos putos!”. 

Mientras tanto la ministra de Seguridad Alejandra Monteoliva salía a decir que no hacía falta la llegada de Gendarmería. Después salía a decir que sí hacía falta pero que no la habían llamado. Después salía a decir que sí habían llamado pero nadie le había respondido. Y después salió a decir que no había querido decir que no le respondían para no generar pánico. ¡¿Qué carajos?! ¡Ya había pánico! ¡Ya lo habías generado! ¡Es como que Jorge Lanata y Gustavo Tobi salgan juntos a decir que no quieren hacer más periodismo porque no quieren quedar como fascistas pelotudos! ¡Ya está eso! 
Igualmente todo esto nos ayudó a saber para qué le sirve a De la Sota la experiencia colombiana de Alejandra Monteoliva: parece que prepara unos cafés riquísimos. 

El Gobernador y sus colaboradores decían que sí habían llamado pero nadie les había respondido. Capitanich decía que nadie lo había llamado. Después apareció un fax firmado por De La Sota a las 8 de la mañana del miércoles. Entonces iba a venir la Gendarmería. Pero De la Sota después salió a decir que no, que no la manden porque ya era tarde. Mientras tanto los cordobeses no sentíamos el jamón y el queso de un sandwich de hijos de puta. 

Finalmente De la Sota arregló con los policías un aumento de sueldo que llevaba el básico a 8000 pesos. ¿Pero… cómo? ¿No cobraban 9000? ¡Qué groso el Gober, no sólo acordó sino que les rebajó mil mangos! Entre la 1 y las 12 del miércoles De la Sota mintió tanto que las mentiras del mediodía contradecían a las mentiras de la madrugada anterior. 

Después nos pidió a los periodistas que le enviáramos imágenes de los saqueadores para que la policía pueda apresarlos. Yo le mandé un espejo. 

Ahora, muchos se escandalizan porque varios delincuentes publicaron en las redes sociales el resultado de sus saqueos. Y es cierto: en el facebook de Eduardo Angeloz hay fotos de sus campos en el departamento Nono y en el facebook de Carbonetti aparecen dos de sus 4x4. Yo quise sumarme a la ola de denuncias, pero no encontré ninguna foto de Oscar Aguad con la guita que se choreó en Corrientes. 

Otros tantos se quejan de que nadie nos protege y dicen “¡mirá lo que pasa si no hay policía!”. Pero esto no pasó “porque no había policía”. Creo que el suspiro debería ser así: “uh, mirá lo que pasa cuando el gobierno usa a la cana para vender merca, después la deja sola cuando salta la bronca, y la policía se autoacuartela y manda gente a que haga mierda todo!”. 

Lo más triste de todo esto fue que a la misma velocidad en la que De la Sota decide aumentar un impuesto, científicamente conocida como “velocidad de la luz”, se propagó por Córdoba un discurso violento y xenófobo, científicamente conocido como “discurso de De la Sota”. 

Personalmente estoy con los que piden justicia. Entiendo que lo justo sería que todos tuviéramos los mismos derechos para circular por las calles de Córdoba, para entrar a los centros comerciales y para andar en moto con pantalón de gimnasia. Entiendo que lo justo sería que todos tuviéramos el mismo acceso a una educación que nos forme para que, ante una vidriera rota, hagamos algo para repararla en lugar de llevarnos 10 camperas, o ante un camino poco transitado, lo asfaltemos sin antes comprar por dos mangos los terrenos o sin desalojar a los campesinos, o ante una provincia en crisis, pongamos lo mejor de nosotros para arreglar las cosas en lugar de tomarnos el palo con 60 millones de dólares. 

Cuando todo comenzaba a “resolverse” y la policía salía floja de protocolo a recuperar botines del saqueo, el Gobernador anunciaba la ayuda oficial a los comerciantes: créditos blandos de 10 mil pesos. ¡10 mil pesos! ¡No te alcanza ni para tres meses de coima al comisario para que no te vuelvan a liberar la zona! 

¡Ah! ¿Ayuda monetaria de parte del Gobierno Nacional para las víctimas del saqueo? No se sabe nada. ¿Alguna clase de medida que no sea esperar a que De la Sota queme solo toda la provincia? No se sabe nada. ¿Alguna palabra oficial que vaya más allá de pegarle al gallego por la mitad de las cosas por las que deberían pegarle? No se sabe nada. Durante la mañana del viernes llegaron 2 mil gendarmes. Si están muy al pedo… que le vayan a arreglar el fax al gobernador.